Azitromicina: ¿Qué es y para qué sirve?

La Azitromicina es un fármaco perteneciente al grupo de los antibióticos, es decir, aquellos medicamentos que se utilizan contra las infecciones, principalmente para combatir infecciones bacterianas en los pulmones, garganta, nariz y algunas infecciones de transmisión sexual.

La Azitromicina es un antibiótico perteneciente a la familia de los macrólidos, por ello tiene un efecto bacteriostático, esto quiere decir que debilita a las bacterias, pero no las mata del todo.

Su acción terapéutica se centra en distintas bacterias, tanto gram positivas como gram negativas. Además, posee acción frente a otra clase de patógenos como es el caso del Treponema pallidum o Mycoplasma pneumoniae. Es de recalcar que los distintos componentes de las bacterias, las diferencian en estos grupos y mediante esas diferencias se pueden indicar determinados medicamentos y así lograr la mejoría del paciente.

Los usos de la Azitromicina son muy variados, pero suele ser indicado en las neumonías bacterianas, principalmente, aquellas que presenten organismos denominados atípicos o se sospeche de ellos. Es decir, aquellas infecciones pulmonares que tienen síntomas externos como escalofríos o dolores de cabeza.

La Azitromicina también tiene efecto sobre infecciones de transmisión sexual. Otras entidades donde está aprobado su uso es en la sinusitis bacteriana, otitis, chancroide, eritema, entre otras.

En COVID 19, no está demostrada su eficacia, así que no está recomendado el uso de este medicamento durante la patología de COVID 19. Si se sospecha de síntomas de la misma, se debe acudir a un médico y este indicará el tratamiento adecuado.

Este medicamento no debe usarse sin indicación médica y el mismo no debe ser consumido, más allá de la dosis indicada por el médico. Los antibióticos no deben ser usados durante una gripe o resfriado común, su efecto es netamente sobre las bacterias y microorganismos mencionados.

¿Cómo se usa la Azitromicina?

La Azitromicina se ingiere por vía oral, es decir que es consumida por medio de capsulas o pastillas, a su vez también en forma de jarabe, para los niños.

El consumo de Azitromicina puede ser antes, durante o después de consumir alimentos. Es necesario que el consumo de alimentos no sea abundante en los momentos cercanos a la toma de Azitromicina, ya que puede generar diarreas o vómitos.

En Prixz se puede encontrar la más amplia variedad de medicamentos, con los mejores precios y servicio. No sólo Azitromicina sino también otros fármacos como Diclofenac, Dexametasona, Ciprofloxacina, entre muchos otros recetados por el médico.

Contraindicaciones

Hipersensibilidad a la Azitromicina o cualquier fármaco de la familia de los macrólidos. Es decir, presentar alergia a este tipo de medicamentos

En caso de observar efectos adversos, consulte a su médico y de ser necesario suspenda el consumo de Azitromicina.

Efectos Secundarios

Puede ocasionar cefalea o dolor de cabeza, disminución del gusto, dolor abdominal o de barriga, náuseas, vómitos, diarrea, prurito o picazón, entre otros.

No se disponen datos exactos sobre sus efectos durante el embarazo en humanos, aunque estudios en animales mostraron daño fetal. Por lo tanto, no se recomienda usar durante la gestación o cuando se tenga sospechas de estar embarazada.

 

 

 

Deja una respuesta