Clindamicina: ¿Qué es y para qué sirve?

La Clindamicina es un medicamento que se utiliza para tratar distintos tipos de infecciones como neumonías, abscesos cutáneos, infecciones de la piel, faringitis, infección de huesos, entre otras.

La Clindamicina pertenece al grupo de los antibióticos, que es una clase de fármacos capaces de combatir a las infecciones bacterianas. A su vez al grupo de las Lincosamida, una clase de antibióticos bacteriostáticos y a la vez bactericida, con acción sobre patógenos como Staphylococcus, Streptococcus y algunos Gram negativos.

El mecanismo de acción de este antibiótico, es a través de los ribosomas, un componente de la síntesis proteica de la bacteria, sin el cual no puede sobrevivir. Atacando el ribosoma se asegura la muerte del microorganismo.

La Clindamicina no requiere receta médica para ser adquirida en una droguería. Se recomienda consumir con moderación, bajo las respectivas indicaciones de un especialista en el área de la salud.

Los antibióticos sólo tienen acción sobre determinados tipos de bacterias. En infecciones virales, por hongos o parásitos, los antibióticos no poseen acción alguna, no deben ser consumidos.

Clindamicina ¿Cómo se consume?

Cada medicamento viene en sus determinadas formas farmacéuticas y la Clindamicina no es la excepción, sólo debe ser consumida en sus respectivas presentaciones y no usar una vía alterna.

La presentación vía oral en forma de comprimidos, puede ser consumida junto con los alimentos o no. Debe beberse junto con abundante agua y no ser consumida con otra bebida como café, gaseosa, leche, entre otras.

Por vía endovenosa, debe administrarse en un adecuado centro de salud y por personal debidamente capacitado. Esto aplicará tanto para tratamientos ambulatorios o de hospitalización.

Los antibióticos necesarios para atacar cualquier bacteriana, se pueden comprar desde la comodidad del hogar y al mejor precio en Prixz.

Contraindicaciones

Este fármaco como cualquiera tiene una serie de contraindicaciones y precauciones.

En personas alérgicas a la Clindamicina o cualquiera de sus componentes, se debe buscar otra alternativa terapéutica.

Se debe tener gran cuidado en pacientes con insuficiencia renal o hepática. En estos casos se debe considerar su uso y dosis.

Se debe tener precaución con otros microorganismos sobre los cuales no actúa el fármaco, ya que puede favorecer el aumento de los mismos.

No se recomienda durante el embarazo, atraviesa la barrera hematoplacentaria. Utilización a criterio médico.

Efectos Adversos

Algunos de los efectos colaterales de la Clindamicina son: La aparición de colitis pseudomembranosa, dolor abdominal, náuseas, vómitos, dolor de cabeza o cefalea.

Puede alterar la función renal y en el caso de ser administrada por vía endovenosa, puede generar molestia, dolor e inflamación en el sitio de punción.

La Clindamicina es un fármaco delicado, debe usarse con precaución.

Deja una respuesta