Clorfeniramina: ¿Qué es y para qué sirve?

La Clorfeniramina es un fármaco que se utiliza para tratar las alergias. Su uso se ha implementado desde reacciones leves a fármacos, hasta cuadros mucho más severos. El resultado del tratamiento con este fármaco es bueno y los médicos lo recomiendan ampliamente.

Pertenece al grupo de medicamentos denominado antihistamínicos, que actúan sobre una sustancia llamada histamina, la cual es liberada por el organismo durante las alergias, generando picazón, brotes, malestar y en fin toda la clínica de alergia. Si se controla la histamina, se controla la alergia presente.

La rinitis alérgica como conjuntivitis alérgica, son cuadros que tienden a resolverse de gran manera tras la administración de Clorfeniramina.

La Clorfeniramina es parecido a la Difenhidramina, ya que ambos son antihistamínicos de primera generación, otro como la Loratadina tienen efectos diferentes a ellos.

Este fármaco no necesita receta médica para ser vendido en droguerías, pero se recomienda su consumo moderado y bajo las ordenes medicas indicadas.

¿Cómo se consume la Clorfeniramina?

La Clorfeniramina se administra según su presentación y se debe tener cuidado con las precauciones, como alergia o intolerancia a la misma.

Por vía oral, este fármaco se administra por medio de comprimidos o tabletas, debe hacerse con abundante agua y en horas de la noche o donde no exista ocupación ya que produce somnolencia.

Vía jarabe se debe administrar según las indicaciones del pediatra del infante tratado. Se debe considerar la somnolencia en niños.

Vía endovenosa o intramuscular, debe administrarse dentro de un centro o establecimiento de salud y por personal debidamente capacitado, tanto para pacientes hospitalizados como ambulatorios.

En Prixz se puede conseguir una gran variedad de medicamentos.

Contraindicaciones

Las contraindicaciones de este medicamento son variadas, la primera de ellas es alergia a la Clorfeniramina o a otros antihistamínicos, en ese caso se debe buscar otra alternativa terapéutica.

En el caso de niños muy pequeños no se recomienda y se debe consultar al pediatra antes.

Si se tienen antecedentes de obstrucción intestinal o prostática, se debe manejar con mucha prudencia el uso de este fármaco.

También en pacientes hipertensos, con problemas cardiacos o que consuman antidepresivos del tipo IMAO (Inhibidores de la MonoAmino Oxidasa).

Durante el embarazo, no se tienen datos sobre su seguridad, se recomienda consultar al gineco obstetra tratante y no usar en las etapas iniciales de la gestación.

Efectos Adversos

La Clorfeniramina puede generar una serie de síntomas adversos como somnolencia marcada, taquicardia, aumento de la tensión arterial.

Retención urinaria o dificultad para orinar, fastidio a la luz solar o fotofobia, mareos, enrojecimiento de la piel, estreñimiento, entre otros.

Dichos síntomas suelen aparecer en algún grado siempre, si la cronicidad y dosis son muy altas, estos serán más severos.

 

.

Deja una respuesta