Dexametasona: ¿Qué es y para qué sirve?

La Dexametasona es un medicamento que sirve para tratar muchas enfermedades, entre ellas la inflamación de músculos y articulaciones, alergias a comidas u otros medicamentos, e inclusive algunas clases de cáncer como la leucemia.

La Dexametasona es un fármaco perteneciente al grupo de los glucocorticoides, los cuales son derivados del Cortisol, una hormona generada en el organismo por las glándulas suprarrenales. Es decir, a partir de una hormona se puede generar esta clase de medicamentos y ser usado para el tratamiento de distintas enfermedades.

Este grupo de fármacos al cual pertenece la Dexametasona, suele tener múltiples aplicaciones, desde el tratamiento de enfermedades autoinmunes, tratamiento de leucemias, desinflamatorio, tratar episodios alérgicos, maduración pulmonar en los fetos de madres con amenaza de parto pretérmino, entre otros, entre otros.

Debe ser indicado siempre por un médico, tanto en dosis como en duración en el tratamiento, su exceso o prolongación, pueden generar efectos adversos muy severos.

En COVID 19, la Dexametasona está indicada en pacientes críticos bajo ventilación mecánica o intubados, por lo tanto, no debe ser consumida durante la enfermedad leve. Si se sospecha de síntomas de la misma, se debe acudir a un médico y este indicará el tratamiento adecuado.

¿Cómo está indicada la Dexametasona?

La vía de administración de la Dexametasona es oral o intravenosa. Cada una de ellas, se debe ajustar a la dosis que indique el médico tratante.

En el caso de vía oral, es indiferente su consumo en conjunto con alimentos o sin ellos y en la vía endovenosa, debe ser administrada por medio de personal capacitado en ese tipo de tratamientos. En caso de presentar algún síntoma adverso, se debe suspender la aplicación de Dexametasona.

Contraindicaciones

Existen distintos cuidados que se deben tener a la hora de usar Dexametasona, es un fármaco que se debe manejar con cuidado en muchos grupos de riesgo como es el caso de los ancianos, obesos, entre otros.

Su utilización durante el embarazo debe ser bajo estricta vigilancia médica, ya que tiene usos como la maduración pulmonar en amenaza de parto pretérmino, pero un exceso de la misma o ser indicada en un momento distinto, puede ser sumamente nocivo para él bebe y la madre.

Por sus múltiples efectos colaterales, debe ser administrada por personal capacitado y el mismo debe vigilar el buen desarrollo del tratamiento.

Efectos Adversos

La Dexametasona por su composición puede tener una gran serie de efectos colaterales, que todos los pacientes deben conocer. Si bien, en su mayoría no son graves y se pueden solventar suspendiendo el fármaco, es importante que el consumidor los conozca.

Los efectos adversos de la Dexametasona son muy numerosos y variados. Un ejemplo de la sobredosificación o uso prolongado es el Síndrome de Cushing (El cual es una enfermedad donde se presenta obesidad, hipertensión, piel frágil, entre otros síntomas), también se puede generar aumento de riesgo a desarrollar diabetes o en caso de padecerla, ocasionar riesgos de sufrir una hiperglucemia o aumento de la glucosa en sangre.

Puede generar osteoporosis, aumento de lípidos en sangre, debilitar el sistema inmune, entre otros.

Deja una respuesta