Furosemida: ¿Qué es y para qué sirve?

La Furosemida es un medicamento que se usa para tratar distintas afecciones como insuficiencia cardiaca, hipertensión arterial, edemas, entre otros. Este fármaco es muy eficaz, pero debe ser manejado con mucha cautela.

La resolución de edema e insuficiencia cardiaca con este medicamento, tiende a ser casi completa, salvo exista un componente adicional proporcionado por otra patología.

Pertenece al grupo de los Diuréticos, a su vez a los Diuréticos de ASA, los cuales actúan a nivel del riñón, regulando por medio de la orina y absorción de agua a los líquidos corporales. En el caso de la Furosemida controla el flujo de Sodio, Potasio y Cloro.

La Furosemida no necesita receta médica para ser comprada en una droguería. Se recomienda consumir bajo las indicaciones de un especialista de la salud, no sobrepasar dosis ni en tiempo ni en cantidad.

Es el Diurético de ASA más usado. Sobre los otros componentes de esta familia de fármacos como son Bumetanida, Tosamida, Piretanida y Acido Etacrinico.

Furosemida ¿Cómo se consume?

La Furosemida como todo fármaco se debe consumir o administrar en sus respectivas formas farmacéuticas y no utilizar vías alternas.

En su presentación vía oral, debe ser ingerido con abundante agua y bajo las estrictas indicaciones del médico tratante. No se debe consumir con alcohol, café bu otra bebida.

En su presentación endovenosa, se debe ser administrada dentro de un adecuado centro de salud y bajo las indicaciones del médico tratante. No automedicar ni sobrepasar dosis indicada.

Vía intramuscular, sólo puede ser administrada bajo la supervisión de un médico y cuando la vía endovenosa no sea posible.

Todos los fármacos diuréticos, antihipertensivos, antiarritmicos, entre otros, pueden ser conseguidos en Prixz, el portal de salud más económico y completo.

Contraindicaciones

Este medicamento como todos tiene una serie de precauciones y contraindicaciones.

Si existe alergia o hipersensibilidad a uno de los componentes de la fórmula, se debe buscar otra alternativa terapéutica.

Se debe tener gran cuidado en trastornos hidroelectrolíticos, bien sea potasio, sodio o cloro. En estos casos, se indicará sólo si el médico tratante lo decide.

Gran precaución en daño renal grave y anuria o incapacidad para orinar, no administrar el fármaco.

Existe riesgo de causar daño durante el embarazo, sólo consumir durante el mismo, si el médico lo decide y bajo supervisión médica. No automedicar.

Efectos colaterales

La furosemida puede provocar una serie de efectos colaterales como hipotensión arterial, disminución del líquido y sangre corporal o hipovolemia y aumentar los niveles de triglicéridos y creatinina.

La Furosemida debe consumirse bajo estricta vigilancia médica y suspender si aparecen efectos colaterales muy severos e informar al galeno tratante.

Deja una respuesta