Propranolol: ¿Qué es y para qué sirve?

El Propranolol es un medicamento que se utiliza para tratar varios trastornos cardiovasculares, principalmente la hipertensión arterial. También se usa para tratar algunas afecciones tiroideas, hipertensión portal, temblor esencial, entre otras afecciones.

También se usa a nivel pediátrico en el caso de una malformación cardiaca llamada Tetralogía de Fallot.

Fármaco muy eficaz, pero debe ser utilizado con gran precaución.

El Propranolol pertenece al grupo de los Beta Bloqueantes, en el caso específico de los no selectivos, actúan sobre los receptores B1, B2 y B3,  bloqueando un gran número de acciones adrenérgicas, entre ellas el aumento de la tensión arterial.

Este fármaco no necesita receta médica para ser comprado en una droguería. No se debe consumir sin previa autorización médica.

Nunca alterar dosis ni en cantidad ni frecuencia, puede ser muy peligroso. Siempre consumir a la hora indicada por el médico tratante.

Su actividad sobre el bloqueo adrenérgico es menor que otros beta bloqueantes, por ello en ciertos casos se utiliza como primera opción.

¿Cómo se administra el Propranolol?

El Propranolol como todo medicamento, sólo debe ser usado en sus respectivas formas farmacéuticas. Nunca utilizar vías alternas.

En su presentación en comprimidos vía oral se debe usar según las indicaciones del médico, respetando hora y dosis. Puede administrarse o no en conjunto con los alimentos. Debe usarse como bebida agua y nunca café, leche u otra alternativa. No consumir alcohol durante el tratamiento Propranolol.

Vía parenteral sólo suele usarse en casos muy puntuales, siempre bajo la orden de un médico, dentro de un centro sanitario adecuado y por personal debidamente capacitado.

En Prixz se pueden conseguir los mejores antihipertensivos, al mejor precio y desde la comodidad del hogar.

Contraindicaciones

El Propranolol como todo medicamento tiene una serie de precauciones y contraindicaciones.

En caso de alergia o hipersensibilidad a los beta bloqueantes, usar otra alternativa terapéutica.

Gran cuidado en pacientes con trastornos del ritmo cardiaco, principalmente bloqueos de segundo y tercer grado.

Cuidado en pacientes asmáticos, diabéticos y con antecedentes de trastornos de la glucemia.

Gran cuidado en niños, siempre bajo las instrucciones del cardiólogo pediatra.

Puede potenciar el efecto de la insulina.

Puede incrementar la toxicidad junto con Verapamilo y Diltiazem.

No debe usarse Lidocaína si se consume Propranolol.

Su uso durante el embarazo, sólo debe ser de estricta necesidad y bajo la vigilancia e indicación de un gineco obstetra.

Efectos Adversos

Como todo medicamento, el Propranolol tiene una serie de efectos adversos.

Puede generar cefalea o dolor de cabeza, también puede presentar hipotensión marcada.

Otro efecto conocido es la fatiga marcada.

Suelen ser comunes y a dosis altas las pesadillas y demás trastornos del sueño.

También se puede presentar frialdad de las extremidades y disfunción eréctil.

Deja una respuesta